VOCES DEL MÁS ACÁ

comnicacion con el mas alla

Voces del Más Acá. Miguel Anguel Pumilla

VOCES DEL MÁS ACÁ Hay un concepto que despierta innumerables expectativas, referido a la posibilidad de que los espíritus de las personas que habitaban esta Tierra, -concretamente nuestros familiares-, se puedan comunicar con nosotros. Podría este escrito discurrir por las consideraciones filosóficas, las consecuencias morales, o hasta del aspecto científico; sin embargo, prefiero hablar de aquellas cosas que he podido experimentar por mí mismo en tantos años de ensayar la comunicación con los espíritus. La primera observación que se desprende luego de observar muchas sesiones donde este tipo de comunicación se ha dado, es que los espíritus de los familiares comunicantes se sienten muy entusiasmados con la posibilidad de poder dialogar con su ser querido que aun permanece en la materia.Voces delMás Acá

Este entusiasmo, en algunos casos desborda en contenido emotivo, y hasta en ocasiones conmociona también a la persona que sirve de instrumento para la comunicación (médium), además de los participantes que se afectan en una medida. Recurrentemente, el pedido de los espíritus comunicados transita por el hecho de intentar hacer notar a sus familiares que están con un firme deseo de hacerles saber que están junto a sus afectos en todo momento, y que les hace bien cuando se los recuerda con cariño. Depende del grado de desprendimiento de la materia que tenga el espíritu es su grado de afectación y posibilidad de comunicación. Se sienten plenos en la medida de ser evocados en lo cotidiano cuando su familiar requiere algún consejo o tiene por delante una situación por resolver.

Decididamente, la muerte, no los hace mejores, sólo permite que recobren poco a poco su estado de libertad natural, y con ello la necesidad de retornar a sus afectos.

Se afligen por nuestras dificultades, y cuando desde este plano somos refractarios al vínculo cotidiano con ellos. No están lejos, por el contrario nos acompañan, y en la medida de sus posibilidades nos cuidan y protegen. El más allá, -para ellos-, es cercano, no así para nosotros, Su voz se hace oir por todas partes, en un afán por consolar y promover acercamientos. Un acercamiento inconmensurable para nuestra realidad, sin embargo tan cercano a nuestros afectos. He podido observar el avance en el tiempo del vínculo una vez que se ha establecido, logrando afianzar notablemente el mismo, como así el logro de experimentar en lo cotidiano una nueva visión que incide -decididamente- en la forma de experimentar la vivencia. Antaño era común, -en casi todas las culturas-, la práctica de “Los Lares” etrusco/romanos (ver https://es.wikipedia.org/wiki/Lares_(mitolog%C3%ADa) poco a poco, estas prácticas se irán haciendo más frecuentes recuperando ese estado natural. Los opuestos – Más Allá vs. Más Acá – , se sintetizarán saludablemente hasta naturalizarse, en una práctica consciente de los lazos que se perpetúan en el Amor. 

Miguel Angel Pumillahttps://www.facebook.com/miguel.angel.pumilla

Comenta con tu cuenta en Facebook

Deja un comentario