Cazadores de Misterios ( 1 )

Cazadores de Misterios

…un libro sobre las investigaciones del equipo Codex… más allá del misterio

            Unimos nuestro trabajo de investigación de los Misterios, a la magnífica colección de títulos consagrados en la editorial Cydonia con libros publicados como OVNIS Alto secreto de Marcelino Requejo, Conocimiento Prohibido o Proyecto Anicristo de Miguel Pedrero, 50 Lugares Mágicos de Galicia de Carlos Gabriel Fernández, o el compendio de varios autores Hay Otros Mundos pero están en este donde participan J.J. Benítez, Miguel Blanco, Bruno Cardeñosa, Manuel Carballal, Lorenzo Fernández, Juan José Sánchez-Oro o David Cuevas entre muchos otros autores.

 

Investigacion del misterio

Grupo de Investigación CODEX. Más Allá del Misterio

 

   Antes del reencuentro con nuestro compañero Juan de Dios Reyes aún recuerdo todas aquellas charlas en la terraza de un bar, justo a la media parte de uno de aquellos partidos ligueros de fútbol, cuando divagaba junto a Kiko Mulder sobre la posibilidad de agarrar la mochila y una grabadora, y sumergirnos por los enclaves bañados de misterio que se encontraran en nuestro camino. La primera vez que nos pusimos en acción fue para visitar la apodada y prácticamente desconocida Estación Fantasma del Baricentro. Tras descubrir la única y dudosa entrada a las vías ferroviarias, nos colamos por una brecha sobre una prolongada verja que nos condujo a la lóbrega boca de un túnel de enormes dimensiones. Aquel agujero artificial escondía alguna que otra leyenda urbana aparte de lo que debió ser y nunca fue, el apeadero del tren por su paso por el centro comercial que se alzaba en la superficie, y que fue el primero en construirse en España. Los raíles que cruzaban el túnel fueron travesía del que antaño se conoció como el tren nuclear de residuos tóxicos.

  Los primeros metros de la estación presentaban unos descuidados muros recubiertos de pintadas y dibujos de muy diversa índole, y la oscuridad imperante sólo podía ser vencida por el halo de luz de unas lámparas. Aquellas pinturas paulatinamente se fueron convirtiendo en garabatos y otros extraños símbolos más propios de rituales reservados que de la propia firma de grafiteros o vándalos urbanos. Si bien es cierto que este tipo de signos escritos sobre las paredes pueden no tener más sentido que el de tratar de impresionar al curioso visitante lo que no podemos dejar al margen es una posible relación con celebraciones de origen esotérico, tal y como se desprende de los parágrafos de un artículo publicado por Albert Segura en agosto del 2011  en elperiodico.cat <<El vestíbulo de la estación se convirtió en un escenario de ritos pretendidamente satánicos o espiritistas, según se intuye de las huellas que han quedado en las paredes>>.

  Una de las sugerentes figuras que encontramos fue una conjunción de elementos satánicos donde se apreciaban con claridad dos cruces invertidas en paralelo, limitando tres seises –666– y tres letras F –FFF–. La cruz invertida, reconocida como la cruz de San Pedro, simboliza en el cristianismo la muerte del apóstol en el año 64 dC. Sin embargo, en el rito satánico –Satanás como el adversario bíblico del Dios cristiano– representa lo contrario. Mientras que la cruz es el distintivo primordial de la religión cristiana, el satanismo ensalza la figura del crucifijo invertido. Por otro lado, se considera que el número 666 es el nombre de la Bestia, enemiga de Dios y de sus fieles creyentes, a raíz de una interpretación de un versículo del Apocalipsis <<¡Aquí la sabiduría! Quien sea inteligente, que calcule la cifra de la bestia que es una cifra referida a una persona: seiscientos sesenta i seis>>Teniendo la consideración de que la sexta letra del alfabeto es la F, la correlación de tres letras F coincidiría con el número 666; fórmula que también identificaría la marca de la Bestia.

            No pretendemos  explicaros todo lo que hallamos en el interior de aquella gruta arquitectónica, puesto que previamente deberemos llevar a cabo una exploración en mejores condiciones, pero si os mencionaré que avanzando hacia lo más profundo del apeadero observamos que sobre cada una de los andenes ascendían unas plataformas gemelas hasta enlazar con unas galerías anexas, que debieron conectar la construcción subterránea con el exterior. Al inicio de una de las galerías

resaltaban dos intencionadas pintadas, que encontrándote allí, consiguen ponerte los pelos del cogote como escarpias: EL JUEGO EMPIEZA TIEMBLA.

Así empieza Cazadores de Misterios, un ensayo donde el objetivo es exponer las exploraciones, anécdotas, resultados, hipótesis y opiniones personales de las investigaciones llevadas a cabo por el equipo, todo ello acompañado de imágenes de cada uno de esos lugares vinculados con el misterio. Antes de dar una pincelada a las empresas en las que nos hemos abocado es interesante definir las tres vías de actuación que seguimos para el desarrollo de nuestro trabajo: exploraciones en lugares abandonados, divulgación y rescate de mitos y leyendas en los enclaves donde acaecieron e investigaciones tras la pista del Santo Grial.

cazadores de misteriosSí, lo sé, es posible que a más de uno se tire de los pelos –Y lo digo ahora con cierto sarcasmo– cuando nos auto definimos en este libro como investigadores. Yo mismo (Sergio Vaqué) he sido reacio desde buen principio a etiquetarnos de tal modo, en contra de la opinión de mis compañeros. De acuerdo con la RAE el concepto INVESTIGAR se define de tal modo <<Realizar actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre una determinada materia>>. Fue el divulgador y ufólogo Alfonso Trinidad durante una entrevista que nos hizo en el programa Nit de Misteris de Radio Marca Barcelona quien, quizá, me hizo abrir los ojos para darme cuenta que nuestra actividad estaba conectada con la investigación. Tal vez, no podamos hablar de una investigación científica, seguro que no, pues por ejemplo, si nos referimos concretamente a experimentación paranormal en lugares abandonados, sería necesario realizar análisis comparativos, estadísticos y repetitivos durante un espacio de tiempo y en reiteradas ocasiones o incluso disponer del mejor instrumental tecnológico, que no es el caso, pero sin lugar a dudas podemos decir que cuando menos, en parte, llevamos a cabo un trabajo de investigación. Te explico a grosso modo. Cuando los integrantes de Codex nos embarcamos en un caso seguimos una metodología estructurada. Documentación extraída de libros, hemeroteca, revistas especializadas y por qué no decirlo, a través de la Red (Separando el trigo de la paja). Consulta a testimonios, especialistas o expertos y comparación de hipótesis (La teorías obtenidas las ponemos en común y las analizamos.). Siempre que sea posible, reconocimiento previo del lugar obteniendo fotografías, registros de video y examinando los riesgos de seguridad del entorno. Exploración del enclave y entrevista a lugareños o testimonios del caso. Experimentación, sobre todo en los sucesos relacionados con la fenomenología paranormal. Recopilación de datos y posterior análisis. Desarrollo del tema en el cuaderno de trabajo y finalmente, formulación de hipótesis y conclusiones. Todo ello acompañado durante la/s jornadas de trabajo de un buen almuerzo o cena con los compañeros; actividad de obligado cumplimiento según el manual del buen investigador.

Es el momento que te expliquemos quiénes conformamos el equipo.

Fin primera parte.

Codex,Más Allá del Misterio: http://masalladelmisterio.wixsite.com/codex

Comenta con tu cuenta en Facebook

Deja un comentario